Cáncer: Una revolución.

Estándar

Revolución es el cambio inmediato o transformación radical y profunda respecto al pasado. El diagnóstico de cáncer marcó un antes y un después en nuestras vidas a todos los niveles, y me atrevería a decir que no puede ser de otro modo en cada caso que se diagnostica.

Revolución es un cambio rápido y profundo en cualquier cosa.

Mi madre entró en un hospital pensando que tenía una contractura y salió de otro etiquetada con la palabra cáncer. Cambiamos nuestros hábitos, nuestra cotidianeidad, y también cambiamos nuestro modo de estar en el mundo.

Tras el alta hospitalaria vinieron días de sensación de “muertas en vida”. Es lo que se define como “primer impacto”

 “Somos unas zombies, mamá” Nos encerramos en casa, juntas, con nuestra pena, nuestra incertidumbre y nuestro miedo. No teníamos ganas de hablar con nadie y entre nosotras no parábamos de hablar de lo que estaba pasando. Del por qué, del para qué y de todas esas esas preguntas sin respuesta concreta ni por supuesto justa.

Con un patrón del sueño distinto y con una actividad diametralmente opuesta, yo dedicaba una media de ocho horas al día a recabar información en internet. Dejé temporalmente el trabajo y demás actividades que antes habían ocupado mi vida y me convertí de profesión en cuidadora y buscadora de esperanza.

Encontrar optimismo asociado al cáncer en internet es algo así como buscar una aguja en un pajar. Si un comercial tiene como objetivo llegar a un márgen de ventas al día, el mío se convirtió en no descansar cada jornada hasta encontrar una ventana luminosa, una historia positiva o una señal en el camino que acababamos de iniciar. Fue entonces cuando pensé en abrir un blog en el que ordenar ese positivismo encontrado diariamente con esfuerzo. Un blog que sirviera también a más personas.

Mi madre se convirtió de profesión en superviviente. Afrontar un cáncer requiere de una dedicación absoluta a la vida, al tratamiento, al autocuidado y en definitiva a uno mismo.

Los días que no encontraba “las pastillitas de esperanza” entre libros e internet, las encontré con ella en nuestras conversaciones vitalistas. Bendito sentido del humor de ambas, hasta para los peores momentos. Ojalá desde aqui también os pueda trasladar ese ánimo.

La palabra revolución también define un giro o vuelta que da una pieza sobre su eje. Así exactamente me sentí yo aquel mes de noviembre y en los subsiguientes: como si todo mi ser hubiera dado una vuelta sobre su eje. Yo no me sentía yo, me sentía otra persona aún desconocida para mi, con una avalancha de emociones y planteamientos vitales nuevos.

Han pasado cuatro meses del inicio de la revolución, y me vienen a la mente, no sin cierta sorna, esos versos de Neruda que rezan “Nosotras, las de entonces, ya no somos las mismas”

Anuncios

»

  1. Buscando información para un amiga a quien acaban de diagnosticar cáncer de mama, me he tropezado con tu interesante blog, y en concreto con esta entrada, que me ha recordado mucho mi propia historia de los últimos años, que también he plasmado en un blog con el que acabo de enlazarte. Espero que no te moleste.
    Un saludo y mucha suerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s